Tel: 91 542 76 01 - carmenalvarez@sigarde.com

5 aspectos básicos del derecho laboral

5 aspectos básicos del derecho laboral
  1. Estatuto de los trabajadoresContar con los servicios de nuestra asesoría laboral en el centro de Madrid es una buena garantía para gestionar las relaciones laborales en la empresa. Estas deben enmarcarse en el ámbito de la actual legislación laboral que es la que se encarga de regular la relación entre trabajadores y empresas, cuya norma básica es el Estatuto de los Trabajadores.
  2. Relación laboralEl artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores indica que esta relación se establece entre “trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario”. Las gestiones y trámites que realiza nuestra asesoría laboral en el centro de Madrid, como nóminas o contratos de trabajo, garantizan el cumplimiento de la actual normativa.
  3. CondicionesSon cuatro las características que condicionan la relación empleado-empleador: ha de ser libre, personal, dependiente y por cuenta ajena. Si faltara alguna de estas condiciones estaríamos ante una relación laboral excluida, como por ejemplo la de los funcionarios públicos (por el tipo de empleador), las prestaciones personales obligatorias (con falta de voluntariedad), los trabajos amistosos o los trabajos familiares. 
  4. Libertades y derechos fundamentalesNuestra Constitución recoge aspectos relacionados con las libertades y derechos fundamentales propias del ámbito laboral como el derecho al trabajo, a la promoción profesional, a la negociación colectiva, a tener un salario adecuado y a la libertad de empresa. Otros derechos básicos reconocidos a los trabajadores son la libertad para fundar sindicatos, el derecho de afiliación, el derecho a huelga, la prohibición de discriminación por razón de sexo, raza, religión, etc.  
  5. Unión EuropeaEn Gestoría Garde  valoramos la normativa europea en materia de laboral que se ha encargado de armonizar las condiciones del trabajo en todo el territorio comunitario, del reconocimiento de las cualificaciones profesionales, del acceso a la función pública y de extender la formación de los trabajadores. La UE también garantiza el derecho de circulación de todos los trabajadores dentro del territorio comunitario.